El juicio por paternidad a Julio Iglesias, a puerta cerrada y sin el cantante

El supuesto hijo de Iglesias aporta una prueba de ADN hecha a partir de muestras de objetos recogidos en la basura por un detective en Miami.
Leer en valenciano
Imagen de archivo de Julio Iglesias | Europa Press

 

El juicio por la supuesta paternidad de Julio Iglesias respecto a Javier Sánchez-Santos se celebrará el el próximo jueves, en las 9 horas de la mañana, en la sala de vistas número 14 de la Ciudad de la Justicia de València en ausencia del cantante, que no ha sido citado, y a puerta cerrada por decisión del juez.

 

La negativa del artista a repetir una prueba de ADN que ya obra en la causa y que concluye que es el padre biológico del denunciante ha motivado la decisión del juez de no citarlo, aunque podría acudir, si así lo considera, a una vista oral que se desarrollará a puerta cerrada, con el objetivo de "garantizar la protección de la intimidad y vida privada de las partes".

 

Sánchez-Santos, que habría nacido en 1976 fruto de una relación de Julio Iglesias con la bailarina María Edite, ha incluido en su demanda de paternidad -la tercera en los últimos 28 años- una prueba de ADN hecha a partir de muestras de unos quince objetos (colilles, pañuelos, latas de bebida o servilletes) recogidos en la basura por un detective en Miami, donde reside el artista y sus hijos, que confirmaría la paternidad.

 

La muestra analizada pertenece a uno de los hijos, Julio José Iglesias; fue analizada en España, en un laboratorio especializado de Zaragoza, y concluye que el denunciante está emparentado con el cantante al 99,99% de probabilidades.

 

Según ha detallado a EFE el abogado del cantante, el castellonense Fernando Falomir, el juicio será "un trámite pero también una incógnita; las posturas de las dos partes están perfectamente definidas y no creo que haya sorprendidas en la presentación de pruebas".

 

"El asunto ya está juzgado en tres procedimientos anteriores: dos en València (1991 y 1992) y uno en Marbella en 2004, sin que en ningún caso prosperara la demanda", y en todos ellos intervino el despacho castellonense en defensa del cantante.

 

No obstante, ahora, según ha explicado a EFE el abogado de Javier Sánchez-Santos, Fernando Osuna, "existen nuevos elementos que permiten una nueva valoración de todos los datos aportados con anterioridad, y que no pudieron ser objeto de examen a la hora de dictaminar la sentencia, es decir, la prueba de ADN".

 

Las pretensiones del demandante se basan en dos circunstancias, según detalla Osuna: "La prueba de ADN que determina que los dos tienen el mismo padre y la negativa de Julio Iglesias a repetirla con todas las garantías procesales. Esa negativa tiene una gran trascendencia judicial y prácticamente convierte en padre a Iglesias".

 

"Tenemos todas las pruebas del juicio que se celebró hace 30 años, cuando el demandante no disponía de ninguna prueba de ADN, y muchas fotografías de Julio Iglesias con María Edite en la Costa Brava durante siete días; además del grande pareciendo físico del demandante, pero todo esto son pruebas secundarias", agrega el letrado de Javier Sánchez-Santos.

 

Por el contrario, la defensa del cantante insistirá en qué "esto está juzgado ya, en el fondo y en la forma", y añade: "La novedad es una prueba que nosotros cuestionamos, tanto la forma en la cual se obtuvo la prueba como el análisis en sí mismo".

 

Para Falomir "hay poca jurisprudencia sobre la licitud de esta clase de pruebas en procesos civiles. Cuesta mucho entender que en un ordenamiento jurídico con tanta protección sobre nuestros datos personales alguien pueda disponer de la mayor información posible sobre un individuo, como es su ADN, y que esto se pueda obtener sin consentimiento o autorización judicial es, como poco, cuestionable".

 

Así, los dos únicos testigos que previsiblemente se escucharán en la sala de vistas serán los del detective que va conseguir el material genético, que tendrá que informar sobre cómo lo obtuvo, la forma en que lo conservó y lo llevó a España; y el de los técnicos del laboratorio zaragozano que lo analizó, que darán detalles técnicos sobre el método de análisis y la fiabilidad de este.

 

Pero antes, el letrado castellonense instará al juez que se pronuncie sobre la conveniencia de seguir adelante con el proceso o sobreseerlo, como entiende esta parte, para tratarse de una "cosa ya enjuiciada".

 

"Si aprecio que no, entraremos en la fase de práctica de prueba y nuestro defendido se someterá a esta prueba de ADN; llegado este momento no tendrá ninguna objeción al someterse a ella", ha avanzado Falomir.

📸 L'actualitat valenciana en imàtgens! Seguix-nos en Instagram

🌞 Vols saber l'oratge que farà? Seguix-nos en Instagram!

Comentaris