La nueva ley hipotecaria y todos los cambios que implica

Te explicamos las claves del nuevo marco normativo, que entró en vigor domingo
Leer en valenciano
Esta ley tan reciente presenta novedades importantes, como por ejemplo que las entidades bancarias tienen que hacerse cargo de una gran parte de los gastos | Cedida

 

El pasado domingo entró en vigor una ley de crédito inmobiliario nueva que, en general, se conoce como ley hipotecaria. Esta norma nueva que regulará las hipotecas se aprobó el febrero de este año en el Congreso de los Diputados, tres años más tarde del plazo máximo que la Comisión Europea había estabit inicialmente. 

 

La ley tendrá efectos sobre cualquier hipoteca que se haya firmado a partir del lunes 17 de junio, y nos llega después de algunas polémicas importantes que se han producido a causa de la aplicación de las cláusulas tierra y de la indefinición alrededor de quien tendría que responsabilizarse de los impuestos o gastos que se derivan de los préstamos, las entidades bancarias o los clientes.

 

La meta más relevante de la normativa es la protección de los usuarios en cuanto a los bancos durante el proceso de firma de las hipotecas, a pesar de que el Banco de España ya había previsto endurecer las condiciones exigidas para acceder al dinero, especialmente, entre las personas menos favorecidas.

 

Modificaciones más relevantes en cuanto a la firma de los nuevos préstamos

Esta ley persigue la finalidad de resolver los debates legales que hay abiertos alrededor de las condiciones de las hipotecas en España. Además de esto, se encarga de la regulación de determinadas cuestiones como por ejemplo los desahucios producidos por los impagos o bien la formalización de los contratos. Seguidamente, te explicamos las novedades más importantes que tendrán efectos para las personas que firman nuevas hipotecas de ahora en adelante:

 

  • Los bancos cubrirán una gran parte de los gastos: uno de los cambios más importantes es que las entidades bancarias serán las responsables de gestionar el pago de los gastos relacionados con la gestión, el registro y la notaría, además del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados o AJD. De esa manera, los clientes quedarán exentos del pago de estos gastos y únicamente los habrá que hacerse cargo de los gastos de tasación y de las copias notariales.

 

  • Las condiciones para llevar a cabo los desahucios se endurecen: la ley complica las cosas a las entidades bancarias a la hora de ejecutar un desahucio para que un propietario de una casa se vaya, en caso de que no haya pagado algunas de las cuotas de su préstamo hipotecario. El plazo que había hasta ahora, de tres meses, se amplía hasta las doce cuotas o al 3% del capital durante la primera mitad de la hipoteca y, en caso de que  nos encontramos en la parte final de la hipoteca, pasa a ser de 15 mensualidades o de un 7% de la suma total que se ha prestado.

 

  • Se hace más fácil la amortización anticipada del préstamo hipotecario: es la primera vuelta que se limita la comisión que se aplica a la amortización anticipada de las hipotecas. Las que son variables estarán sujetas a una comisión máxima del 0,25% total a lo largo de los primeros tres años, o del 0,15% hasta que se acabe el crédito. Las que disponen de un tipo fijo constarán de una comisión de, como máximo, el 2% durante la primera década y de máximo el 1,5% hasta la finalización.

 

  • Desaparecen las cláusulas tierra: la norma determina que dentro de las hipotecas con un tipo variable «no está permitido establecer un límite en la baja de los tipos de interés».

 

  • No hay ninguna obligación que implico la contratación de seguros u otros productos de los bancos.

 

  • Las entidades bancarias se someten al control de los notarios: los fedatarios públicos, antes de levantar públicamente una hipoteca, hará falta que confirman la recepción de los documentos precontractuales por parte de los clientes, como mínimo, una decena de días antes de la fecha de firma. Igualmente, hará falta que garanticen que los han hecho llegar la información pertinente alrededor de las cláusulas del contrato y que han entendido los datos que han recibido —si hace falta, con la ayuda de un asesoramiento sin costes que los ayudo a decidir la conveniencia del préstamo contratado.

 

  • Se limita la concesión de hipotecas cuando no hay estudios alrededor de la solvencia de los clientes: contrariamente a aquello que pasaba hasta ahora, las entidades bancarias hará falta que hagan pasar un examen de solvencia a sus clientes para que puedan asumir el pago de la hipoteca. Hará falta que se tengan en cuenta los ingresos actuales y futuros de los clientes, su grado de endeudamiento, los gastos, los ahorros y los activos que tengan. Con esa finalidad, los bancos estarán obligados a examinar, dentro de la Central de Información de Riesgos del Banco de España, el historial crediticio de los clientes.

 

También puedes leer...

📸 L'actualitat valenciana en imàtgens! Seguix-nos en Instagram

🌞 Vols saber l'oratge que farà? Seguix-nos en Instagram!