Los talibanes prometen respecto a las mujeres ‘dentro de la ley islámica’

El líder político de los talibanes ha llegado a Afganistán mientras el grupo promete una 'amnistía' que afectaría los funcionarios

Los talibanes han prometido este martes una “amnistía general” para los funcionarios y seguridad para la población mientras numerosos civiles continúan intentando huir del país. “No volamos venganza”, han asegurado a través de un mensaje de unidad y reconciliación al mismo tiempo que han prometido respetar los derechos de las mujeres en el marco de la ley islámica o sharía.

Así lo ha indicado el principal portavoz del movimiento, Zabihullah Mujahid, durante su primera rueda de prensa en público desde la presa de Kabul . Antes de empezar la conferencia, ha recitado el Corán y se ha congratulado por la victoria de los talibanes, asegurando que es un “orgullo para toda la nación”.


 
“Cambiaremos nuestro país muy pronto. Será un cambio positivo. Sé que todos los afganos quieren tener una vida mejor”, ha relatado el portavoz talibán, quien asegura que solo quieren “vivir en paz, sin guerra, sin inestabilidad” y que harán pasos para restaurar la ley y la orden. “No queremos luchar”, ha añadido.

Esta primera comparecencia pública coincide con la llegada en Afganistán del mulá Baradar Akhund, jefe de la oficina política de los insurgentes a Catar, en el que supone aparentemente el primer viaje oficial de un líder talibán al país desde la caída del régimen insurgente en 2001.

Aseguran “no buscar venganza”

De este modo, Mujahid ha garantizado que habrá seguridad tanto para nacionales como para extranjeros y que no habrá represalias ni “rencor” para los funcionarios del anterior gobierno y los colaboradores otros países, que podrán quedarse o volver a Afganistán: “No volamos venganza, estamos perdonando a todo el mundo”. 

“No queremos que nadie salga del país, este es su país, esta es nuestra patria común, tenemos valores comunes, religión común, nación común (…) Hay una amnistía general, por lo cual no habrá hostilidades”, ha afirmado.


 
Así mismo, ha asegurado a los civiles en Kabul que “sus vidas están a salvo” y que “nadie telefoneará a vuestras puertas y nadie será interrogado o perseguido”, en alusión a los registros que se han empezado a producir desde este lunes, tal como contó en TVE un intérprete afgano en el especial informativo sobre el colapso de Afganistán. 

Las mujeres podrán trabajar en el marco de la sharía


Por otro lado, han avanzado que próximamente se formará un gobierno con carácter islámico, que será el que dicto las leyes que regirán el país. Sin embargo, los talibanes han dicho que buscan ser un gobierno inclusivo. Así, el portavoz ha señalado que “las mujeres son una parte importante” de su sociedad y que podrán trabajar y estudiar siempre que cumplan con la interpretación de la sharía.

“Serán muy activas en la sociedad, pero dentro del marco del Islam”, ha indicado, después de la cual cosa ha afirmado que “nuestras mujeres son musulmanas y estarán contentas de vivir respetando la sharía. “Estamos en nuestro derecho de actuar en base a nuestras creencias religiosas”, ha añadido.

Preguntado sobre si las mujeres podrán trabajar en condiciones de igualdad con los hombres, no ha querido responder y se ha limitado a decir que el nuevo gobierno será quien decida los detalles.

Otro portavoz del grupo, Suhail Shaheen, ha declarado también en la cadena británica Sky News que las niñas y mujeres podrán continuar asistiendo en las escuelas y acceder en la educación superior en Afganistán con el país bajo su control.


 
“Hemos anunciado esa política más de una vez, en conferencias internacionales como la de Moscú, en la conferencia de Doha. Nuestro líder lo ha mencionado en sus discursos. Así que esa es nuestra política”, ha dicho *Shaheen. “En todas esas zonas que están cayendo de nuestro lado en Afganistán había miles de escuelas, escuelas de niñas, universidades. Todas ellas están operando”, ha asegurado.

Cuando los talibanes gobernaron el país entre 1996 y 2001, se cerraron las escuelas para niñas, las mujeres no podían viajar ni trabajar, y se los obligaba a llevar el burka en público, un velo que cubre todo el cuerpo y la cara, con una pantalla de tela sobre los ojos. Si se saltaban las normas misóginas imperantes, podían ser azotadas de manera pública o, incluso, verse condenadas a la lapidación.

Después del fin del régimen, si bien contaban con algunas trabas, las mujeres volvieron a trabajar y disfrutar de independencia en Afganistán. Por eso ahora temen que el retorno de los talibanes las vuelvo a relegar a una labor doméstica.

“Hay una gran diferencia entre ahora y hace 20 años”

Sin embargo, ninguno de los dos portavoces han aclarado en que consiste la interpretación de la ley islámica ni las diferencias con la situación de los derechos de las mujeres hasta ahora, puesto que Afganistán ya era un estado musulmán antes de su colapso vivido en la última semana.

En la rueda de prensa, la agrupación solo ha asegurado que comparten los mismos ideales en los cuales creían los talibanes de ese primer gobierno, aunque han matizado que cuentan con una experiencia y una visión que los hará tomar las decisiones de una manera diferente.

“Nuestro país es una nación musulmana, tanto si lo era hace 20 años como si lo es ahora” -ha afirmado Mujahid- “Pero en cuanto a la experiencia, la madurez y la visión, por supuesto que hay una gran diferencia entre ahora y hace 20 años. Esto ha sido un proceso evolutivo”.

Muyahid ha asegurado que todo será “más claro” cuando se forme el gobierno, momento en el cual grupo insurgente decidirá qué leyes regirán Afganistán.

También ha avanzado que los medios de comunicación privados y extranjeros podrán continuar siendo libres e independientes en Afganistán y que los talibanes están comprometidos con los medios de comunicación dentro de su marco cultural.

Advierten en la comunidad internacional: “No seremos el campo de batalla de nadie”

Por otro lado, los talibanes han declarado que desean que Afganistán mantenga relaciones pacíficas con otros países. “No volamos enemigos internos ni externos”, ha dicho Zabihullah Mujahid, que ha asegurado que mantendrán las relaciones con la comunidad internacional “evitando problemas”.

“No permitiremos que nuestro territorio sea utilizado contra nadie, ni contra ningún país del mundo. Por lo tanto, toda la comunidad mundial tiene que saber que estamos comprometidos con estas ideas porque nadie se vea perjudicado”. Y ha advertido: “No queremos que Afganistán vuelva a ser el campo de batalla de nadie”. 

📸 L'actualitat valenciana en imàtgens! Seguix-nos en Instagram

🌞 Vols saber l'oratge que farà? Seguix-nos en Instagram!

"Sagunt dona suport a la candidatura de València als 'Gay Games' de 2026" "Sanitat registra 765 nous casos de coronavirus"