La clase de arroz que no tendrías que comprar nunca en el supermercado

Los expertos señalan tres maneras de reducir la toxina al cocinarlo
Los expertos señalan tres maneras de reducir la toxina al cocinarlo | PIXABAY

Si el arroz puede proporcionar los carbohidratos de base necesarios para una dieta saludable, el etiquetado de los paquetes y los productos precocinados que compramos en el supermercado también tendría que detallar la concentración de arsénico.

El arsénico es un producto tóxico que se infiltra de manera natural en los grandes y que, según ha alertado un estudio que han hecho diferentes expertos británicos, sobrepasa los niveles permitidos en la mitad de los casos analizados. Un consumo desmesurado podría ser el causante, a la larga, de un carcinoma.

 INVITACIÓN: Ya os podéis unir al grupo oficial de Facebook del València Diario donde comentamos entre todos las noticias de todos los valencianos! Os informaréis, podréis comentar la actualidad y también os entretendréis.  HACED CLIC AQUÍ, OS ENCANTARÁ!

El arsénico en el arroz

Tal como ha indicado la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), el arsénico inorgánico es un compuesto que se puede encontrar en el medio ambiente «a consecuencia de procesos naturales como volcanes, incendios forestales o erosión de rocas y minerales».

A demés, esta composición también se puede observar a causa de la actividad industrial como la producción de combustibles fósiles o el uso de herbicidas y pesticidas. El arroz es un alimento propenso a absorber elementos a causa de su cultivo en campos inundados, el que produce que la toxina se introduzca fácilmente en el comestible.

La variedad más afectada

Según 'El Español', en un estudio publicado en la revista Ecotoxicology and Environmental Safety, investigadores del Instituto para la Alimentación Sostenible de la Universidad de Sheffield encontraron que 28 de 55 muestras de productos de arroz analizados que se venían en los supermercados británicos excedían los niveles de la toxina inorgánica establecidos por las regulaciones de la Comisión Europea, especialmente en cuanto al consumo de arroz por parte de niños y bebés.

Al contrastar las diferentes concentraciones de arsénico en función de la variedad del arroz, se pudo comprobar que el arroz integral, que en teoría tiene un buen perfil nutricional, posee más arsénico que otras clases. El arroz blanco, en contraposición con la integral, es el que tiene menos cantidad de esta toxina. Y el arroz que presenta una mayor concentración del compuesto nocivo ha resultado ser el arroz de agricultura biológica, por su forma de cultivo.

El consumo de arroz en los más pequeños

La principal preocupación reside en los niños en pleno desarrollo. Según el AESAN, los pequeños son entre dos y tres vueltas más vulnerables al arsénico a causa de su menor demasiado corporal y los daños que podrían surgir en cualquier órgano de su cuerpo, sobretodo, en los pulmones y en la piel, podrían ser más graves.

Por otro lado, el arroz es un componente ampliamente utilizado en la alimentación infantil por su precio económico, las pocas alergias que suele producir y la multifuncionalidad que ofrece en los platos y purés. En cuanto a los bebés, los investigadores han concluido que los que tengan menos de doce meses de edad tendrían que restringir el consumo diario de arroz a un máximo de 20 gramos.

«Los productos a base de arroz se consideran frecuentemente como una opción saludable para los bebés y los niños pequeños, pero nuestro trabajo sugiere que, en la mitad de los casos estudiados, a los menores no se los tendría que alimentar con más de 20 gramos diarios de arroz para evitar los riesgos asociados al arsénico», ha declarado Menon. «Los gobiernos y la Comisión Europea tienen que introducir un etiquetado específico para que las familias puedan elegir su compra muy informadas», añade.

Como reducir la toxina?

Reducir la concentración de arsénico en el arroz que se quiere preparar es posible. Según Marián García, farmacéutica, dietista y nutricionista, hay tres claves para hacerlo.

La primera sería dejar el arroz a remoja la noche anterior durando, como mínimo, ocho horas; la segunda, lavar el arroz hasta que el agua salga clara; y, finalmente, la tercera, consiste a cocer con suficiente agua, más del habitual, el arroz. De esta manera, se podría consumir el arroz el más limpio y saludable posible, principalmente pensante en los más pequeños de la casa.

🌞 Vols saber l'oratge que farà? Seguix-nos en Instagram!