La agresión homófoba en Malasaña en realidad fue una relación consentida

El joven hizo la denuncia para ocultar a su pareja que había mantenido relaciones sexuales con otras personas
Concentración Movimiento Marika contra la homofobia | Twitter

El joven de 20 años que denunció haber sido agredido el pasado domingo en el barrio madrileño de Malasaña  por ocho encapuchados ha reconocido que las heridas fueron consentidas y realizadas por otras dos personas, según ha avanzado La Sexta y han confirmado en Efe fuentes de la investigación. El estupor entre los colectivos LGTBI es total.

El joven denunció el pasado domingo que ocho encapuchados le grabaron con un cuchillo en el glúteo la palabra "mariquita", pero ni las imágenes grabadas por las numerosas cámaras instaladas en la zona captaron imágenes de ese grupo ni se ha localizado a testigos de la agresión.

Ni rastro de los agresores a pesar de que la zona, al ser de tráfico restringido, tiene activas hasta siete dispositivos de captación de imágenes del Ayuntamiento de Madrid.

Realidad

El joven ha reconocido que hizo la denuncia a instancia de su nóvio, que desconocía el ocurrido, y para ocultarle que las heridas y laceraciones fueron fruto de una práctica masoquista consentida con otros dos hombres.


Según policiales, el chico afirmó que después de estas prácticas sexuales vio la gravedad de las heridas, con marcas de un cúter en el labio y en la nalga tatuada la palabra 'mariquita, y gritó a su pareja. Entonces, fue el nóvio en su casa, situada en la calle la Palma, y le curó laceraciones. El herido le convenció que no gritara al Samur o a la Policía.

La falsa víctima no quería que su nóvio se enterara que le había sido infiel con dos hombres en ese mismo piso y por eso supuestamente se inventó la versión de la agresión de ocho hombres encapuchados a la puerta de su casa.

La pareja le insistió, ante la gravedad del sucedido y engañado , al hecho que acudieron en el centro de salud, donde la enfermera que le asistió le indicó que comunicaría a la Policía el ocurrido, siguiendo el protocolo de agresiones.

Por eso, y a instancias también de su nóvio, el joven denunció presencialmente los hechos ante la Policía, concretamente la comisaría Centro, situada en la calle Leganitos.


Los investigadores analizaron  el móvil y las redes sociales del denunciante, y comprobaron que ese día había quedado para practicar sexo masoquista con otras dos personas. El joven en cuestión aseguró en un primer momento que no conocía a los autores de su agresión.

Este miércoles, los investigadores han acudido en su domicilio para trasladarle a Comisaría y para una nueva declaración ante las dudas que suscitaba su primera versión y el joven se ha derrumbado. La policía ya ha anunciado que el joven será acusado de denuncia falsa.


Política

Antes de conocerse la nueva versión del sucedido, buena parte del debate político este miércoles ha vuelto a centrarse en la agresión y en el incremento de los delitos de odio, una realidad confirmada por las estadísticas oficiales.


Sin embargo, después de conocerse la falsedad de los hechos, ha vuelto la tormenta política. El ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, ha calificado de "hecho anecdótico" el giro en el caso y ha pedido no banalizar las denuncias por agresiones homófobas.

Las manifestaciones siguen

La noticia de la denunciada agresión tuvo  un fuerte impacto el pasado domingo y fue seguida otras tres informaciones que salieron a la luz sobre otras agresiones homófobas, dos en València y otra Toledo, en apenas una semana.

El Movimiento Marika Madrid convocó una concentración para este miércoles a las 21 horas a la Puerta del Sol de Madrid, mientras que las organizaciones Cogam y KIF-KIF convocaron, por su parte, otra para este sábado, a las 19.00 horas, también en Sol, bajo el lema "Nos están matando". Las dos convocatorias siguen en pie.



Reunión urgente de la comisión contra los delitos de odio

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convocó este martes una reunión urgente de la comisión contra los delitos de odio para este próximo viernes y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, informó ese mismo día que, hasta el 31 de julio de 2021, se habían registrado en España un total de 748 delitos susceptibles de ser calificados de delitos de odio. Moncloa también ha confirmado que esa reunión sigue en pie.

🌞 Vols saber l'oratge que farà? Seguix-nos en Instagram!

📸 L'actualitat valenciana en imàtgens! Seguix-nos en Instagram

"Concentració per la manca de seguretat a la presó de Villena" "Mor una jove en un accident de moto a Borriana"