Desmantelada una red de prostitución con ocho detenidos, uno en Vinaròs

Se trata de un claro familiar que captaba a mujeres de Colombia «en situación de gran vulnerabilidad y extrema necesidad»
Las víctimas eras obligadas a prostituirse | Wikipedia

La Policía Nacional ha desmantelado una red dedicada al tráfico y la explotación sexual de mujeres en España, en una operación en la que han sido detenidas ocho personas y tres mujeres han sido liberadas. En la operación, han sido detenidas cuatro personas en Santander, tres en Torrelavega y una en Vinaròs, en el Baix Maestrat (Castelló).

La investigación empezó gracias a una telefoneada al Servicio de Atención a las Víctimas de Tráfico de Personas de la Policía Nacional, que sacó a la luz la existencia de una organización de origen colombiano que explotaba sexualmente a mujeres en dos pisos de citas, en Santander y Torrelavega (Cantabria).

Un clan familiar

Se trata de un clan familiar que, presuntamente, se dedicaba a captar mujeres de Colombia «en situación de gran vulnerabilidad y extrema necesidad» para trasladarlas en España con falsas promesas laborales y donde eran obligadas a prostituirse, ha informado hoy la Policía Nacional en un comunicado.

Según explica la Policía, la organización tenía una estructura muy definida y estaba liderada por una mujer que dirigía toda la red desde Torrelavega, mientras sus dos hijos se encargaban de trasladarlas en Cantabria, controlar los pisos de citas y gestionar los anuncios de los servicios sexuales en diferentes portales de Internet.

A demés, la red contaba con un captador, residente en Colombia, que era el encargado de captar a mujeres vulnerables con falsas promesas de trabajo en España y entregarlas el dinero necesario para el viaje. Una vuelta en España, las mujeres eran trasladadas a los pisos, donde eran recibidas por las 'mames', el último escalón de la red y que se ocupaban de recaudar los ingresos que obtenían semanalmente.

Obligadas a prostituirse

En los pisos eran obligadas, bajo amenazas y coacciones, a ejercer la prostitución para hacer frente a la deuda que habían contraído por el coste del viaje y que ascendía además de 5.000 euros. Las mujeres eran, a demés, vigiladas con cámaras y solo podían salir a la calle una hora en el día acompañadas por algún miembro de la organización.

La mitad de sus ingresos se los quedaba la organización y, de la otra mitad, solo podían disponer de 100 euros para sus gastos de alimentación, ropa e higiene, mientras que todos el otro dinero eran para pagar la deuda adquirida con la red. Los agentes han registrado tres casas, una en Santander y dos en Torrelavega, donde se han intervenido 6.480 euros, teléfonos móviles y «abundante documentación».

También puedes leer...

📸 L'actualitat valenciana en imàtgens! Seguix-nos en Instagram

🌞 Vols saber l'oratge que farà? Seguix-nos en Instagram!

"Tràfic de persones en Castelló: «Si no em prostituïa, em tiraven de casa»" "Pillen a un lladre furtant en un camió en València"