Kiko Rivera encuentra excrementos dentro del pollo que iba a cocinar a 'GH Dúo'

El concursante de 'GH DÚO' montó un cirio ante el desagradable hallazgo
Kiko Rivera se encuentra excrementos en el pollo que estaba limpiando | TELECINCO

 

En esta recta final del ‘reality’ de ‘ GH DÚO, Kiko Rivera, hijo de Isabel Pantoja, se ha llevado una desagradable sorpresa mientras preparaba la comida para todos sus compañeros de la casa de Guadalix. El DJ estaba limpiando un pollo y preparándolo para ser cocinado, cuando de repente, cuando tenía de pleno las manos dentro del pollo, se encontró que el animal estaba sucio de excrementos: «Tiene caca», dijo haciendo toda una serie de muecas que no pudo reprimir. Maria Jesús Ruiz quiso comprobar el hallazgo de su compañero y se acercó a él para analizar el pollo: «Sí, tiene caca. Esto es mierda de pollo», confirmó la concursante mientras el DJ exclamaba: «De verdad que nos han llevado un pollo ‘ginyat’?».

Irene Rosales, indignada, se va al confesionario

A Kiko Rivera no le quedó más remedio que limpiarlo bien a fondo, así que se posó unos guantes de látex e intentó limpiar el máximo posible los restos de basuras del animal. En aquel momento, entraba su mujer Irene Rosales a la cocina cuando Kiko Rivera le explicó el que había sucedido: «Estaba cagado hasta arriba, tanto que lo he tenido que limpiar». Irene Rosales, no acabándose de creer del todo la situación, contestaba mirándose el pollo con desconfianza: «cómo quieres que te den un pollo rajado? A ver si esto estará mal y nos intoxicaremos».

Kiko e Irene comentan en el confesionario el incidente con el pollo | TELECINCO

 

Ante la duda, la pareja se dirigió al confesionario para plantear la situación al súper, a pesar de que Kiko Rivera no estuvo del todo conforme, puesto que le espetó a Irene: «No sé a qué vas al Súper a decirle esto», a la cual cosa ella le contestó: «es que no sé si es normal. Yo esto no lo comeré, que lo sepas». Kiko Rivera le intentó explicar por arriba y por bajo que el pollo estaba limpio y que aquella parte no se comía, pero todos los intentos fueron infructuosos, puesto que su mujer se negó en rotundo a probar ni un solo trozo del pollo, incluso si lo limpiaban con amoníaco: «Yo no como pollo rajado. Ya puedo estar desnutrida!».

Finalmente, tuvo que intervenir Juan Miguel, que sin jefe de asco se posó a examinar el animal hasta que dictaminó que aquello no eran excrementos de pollo sino que era la bilis que se había salido de la vesícula y que por eso el animal se había ensuciado. Y es que, ante la perplejidad de Kiko Rivera, Juan Miguel afirmaba, mientras limpiaba con gran profesionalidad el pollo, que en casa suya habían tenido una carnicería toda su vida.

Juan Miguel afirma que no son excrementos sino bilis | TELECINCO

🌞 Vols saber l'oratge que farà? Seguix-nos en Instagram!